Saltar al contenido

Cómo aumentar tus niveles de testosterona de forma natural 

julio 26, 2018
aumentar testosterona

La testosterona es la hormona sexual masculina que regula distintas funciones en tu cuerpo como la función sexual, el desarrollo de la masa muscular, la densidad de los huesos y el crecimiento de tus cabellos y vellos. Tanto su exceso como su déficit pueden provocar efectos dañinos para tu salud. En este artículo te damos unos cuantos trucos para aumentar la testosterona de forma natural.

Los hombres que desean acelerar la presencia de esta hormona pueden hacerlo de forma saludable con alimentación y práctica de deportes. En los mamíferos, la testosterona se produce en los testículos de los machos y en los ovarios de las hembras para la función sexual. También funciona como un esteroide anabólico.

aumentar testosterona

Si observas algunos síntomas descritos a continuación puedes tener en tu cuerpo un déficit de la hormona masculina: disfunción sexual y disminución del deseo, fatiga, debilidad, pérdida del vello corporal, depresión, aumento de kilos, reducción de la resistencia ósea y de la masa muscular.  Sin embargo la testosterona puedes aumentarla de forma natural y saludable al seguir los siguientes consejos.

Consume alimentos ricos en zinc

Puedes incluir en tu dieta la presencia de zinc porque es un productor importante de testosterona y transforma el estrógeno en la hormona masculina y te ayuda a aumentar el nivel de espermatozoides. Los alimentos en mayor cantidad presentan este mineral son las ostras, cangrejo, salmón, carne de ternera, aves, pavo, nueces y otras semillas, frijoles y lácteos. También puedes adquirir suplementos de zinc aunque lo más saludable es consumirlo directamente de los alimentos.

Las raciones recomendadas en los alimentos son 4 gramos diarios de carbohidratos por cada kilo de peso y 2 gramos de proteína.

Reduce el exceso de estrógenos en tu dieta

Consume más vegetales crucíferos como repollo, brócoli, coliflor, berzas y coles de Bruselas que expulsan el exceso de estrógenos de tu metabolismo. También las frutas, nueces y legumbres ricas en fibra limpian tu cuerpo de toxinas y equilibran el nivel de hormonas. Tu alimentación debe ser equilibrada: al comer vegetales, frutas, carnes magras y frutos secos provocas que tu cuerpo produzca de forma natural la testosterona y no tengas que ingerir vitaminas ni suplementos.

Disminuye tu grasa corporal

La grasa corporal tiene la enzima aromatasa que convierte la testosterona en estrógeno. Es por esta razón que a mayor porcentaje de grasa corporal menor producción de testosterona. Los expertos recomiendan reducir el consumo de azúcar y alimentos procesados incluso el nivel de fructosa en las frutas que debe ser menor de 25 gramos por día.
Si eres una persona que sufre de sobrepeso, presión arterial alta o diabetes es importante que reduzcas con ejercicio y alimentos saludables el peso para evitar mayores complicaciones como la obesidad mórbida y desequilibrios en los niveles hormonales.

Entrena tu cuerpo

Si quieres aumentar tu testosterona debes practicar ejercicios breves e intensos en los músculos. Uno de los ejercicios que te recomendamos es el peso muerto tradicional que consiste en colocar los pies debajo de la barra y que ésta quede justo en la mitad de los pies. Sujeta la barra con ambas manos, acerca las pantorrillas y flexiona las rodillas, saca el pecho y levanta la barra y mantén el contacto entre el cuerpo y la barra.

Otro de los ejercicios que podemos recomendarte es el press de banca que te permite desarrollar el torso y aumentar la testosterona. Para hacerlo de forma correcta y evitar lesiones en los hombros debes seguir estos pasos: tumbarte en la banca, sujetar la barra y bajarla hasta tocar tu pecho. Subir la barra hasta que tus brazos estén rectos.

Y los pullup o dominadas estimulan la masa muscular y la fuerza. Debes sujetar la barra con los brazos y que tu cuerpo quede colgado. Estírate hacia arriba con la fuerza de tus brazos, sube hasta que tu barbilla pase por encima de la barra, baja y comienza nuevamente.

Evita las bebidas alcohólicas

El alcohol ralentiza los procesos del hígado de sintetización del estrógeno lo que provoca la disminución de la testosterona y sus efectos. El alcohol también disminuye la producción de zinc en el organismo. Es importante señalar que aunque las dosis de alcohol sean bajas, el efecto es el mismo.

Estimula tu deseo sexual

El estar estimulado sexualmente puede provocar aumentos significativos de testosterona sin el uso de píldoras. Según resultados de un estudio realizado por el Instituto Boltzmann para la Etología Urbana, en Viena, 10 hombres observaron una película erótica y durante los primeros 15 minutos su testosterona se elevó en un 100%. Te recomendamos que tengas una vida sexual activa de forma saludable con tu pareja, en solitario o con tus encuentros casuales. Este hábito te hará sentir con mayor energía y vigor.

También es importante que evites usar ropa interior muy ajustada o tomar baños calientes con frecuencia porque pueden aumentar la temperatura de los testículos lo que causa la reducción de la testosterona. Es más adecuado que uses boxers más ligeros con telas cómodas y dejar la ropa interior sintética para ocasiones especiales.

Respeta tus ciclos de sueño

Dormir entre seis y ocho horas diarias no solo es un hábito saludable para tu cuerpo y mente sino que además influye de forma directa en los niveles de testosterona y el apetito sexual. En un estudio de la Universidad de Chicago se comprobó que los hombres que durmieron menos de 6 horas disminuyeron los niveles de la hormona masculina en sus metabolismos hasta un 40%.

Mientras duermes el cuerpo produce y regula el nivel de testosterona. El sueño es tan importante que su desequilibrio y trastornos produce enfermedades más serias.

Si sigues estas recomendaciones de forma equilibrada, sin caer en excesos, y tu cuerpo irá regulando los niveles hormonales. En caso de verificar que no observas cambios o una mejora es importante que visites al médico para examinarte. Llevar una vida saludable te dirige a experimentar estados de felicidad, plenitud y disfrute con tu pareja.

Por último, resumimos que además de evitar los excesos de azúcares, comidas procesadas, el tabaquismo y el alcohol también debes reducir el estrés porque puede ser un detonante de enfermedades, mal humor y disminución del deseo y apetito sexual.