Saltar al contenido

Cómo aumentar la Vitamina D

septiembre 26, 2018
tomar el sol vitamina D

La importancia de la vitamina D es enorme para la salud, y las formas en las que el cuerpo adquiera esa vitamina son muy reducidas. La vitamina D tiene como principal beneficio el ayudar a prevenir enfermedades, muy variadas, entre las cuales se encuentra el cáncer.

Sufrir osteoporosis, problemas cardiacos, embolia, diabetes, artritis, y presión arterial, son algunas de las condiciones y enfermedades que se pueden prevenir con un buen nivel de vitamina D en nuestro cuerpo. No se trata de un remedio para esas enfermedades o condiciones, sino de evitar que el panorama sea el ideal para sufrirlas. Teniendo un buen balance de la vitamina D se ayudará a prevenirlo.

Una de las labores de la vitamina D es ayudar a la absorción correcta del calcio en el cuerpo, que evidentemente sirve para mantener huesos fuertes. Además, dientes, cabello, uñas, y demás, se ven beneficiados.

La mayoría de las personas no pueden mantener un nivel óptimo de Vitamina D en el cuerpo, por lo tienen deficiencias que las hacen propensas a sufrir ciertas enfermedades. La fuente más amplia de Vitamina D está en los rayos solares, pero no es saludable exponer la piel demasiado tiempo al sol.

Esto pone a cualquier persona en una posición bastante complicada para nutrir el cuerpo con esta vitamina tan necesaria e importante. Afortunadamente hay formas de consumirlas, y ahora te daré las mejores recomendaciones.

  • Alimentos ricos en vitamina D

Aunque la lista de alimentos que tienen vitamina D es muy corta, los que tienen si se consumen de manera constante, pueden ser suficientes para mantener un nivel saludable de ésta vitamina, o ayudar a hacerlo.

alimentos vitamina D

El pescado, incluyendo atún, sardina, salmón, tiene vitamina D3. Igualmente puedes consumir aceites derivados de pescados, como el de hígado de bacalao. De todos, el mejor es el salmón, e incluirlo en nuestra dieta semanal una vez es lo más recomendable.

Leche, y los productos derivados, como queso, crema, y demás, tienen vitamina D, aunque en pequeñas cantidades. Así mismo las yemas de huevo. Cabe aclarar que se trata de cualquier tipo de leche, ya que la leche de almendra y de soya, incluyen igualmente una cantidad de vitamina D muy aceptable.

El jugo o zumo de naranja contiene vitamina D, y puedes ingerirlo tanto como gustes. Es uno de los alimentos más fáciles de consumir en nuestra meta de mantener un balance de vitamina D.

Los hongos, en cualquiera de sus variedades, contienen una buena cantidad de vitamina D, y no tienen efectos secundarios, por lo que incluirlos en nuestra dieta diaria es algo más que recomendable.

El hígado de pollo, aunque no es muy fácil de incluir en nuestra dieta diaria, es muy rico en vitamina D.

La cafeína es un enemigo de la vitamina D. Hay estudios que comprueban que la cafeína inhibe la absorción de la vitamina D en el cuerpo. Las bebidas que contienen cafeína, como café, té, y gaseosas, causan este efecto no deseado.

  • Suplementos alimenticios

Esta es la forma más fácil de adquirir vitamina D, ya que obtenerla de forma natural en alimentos es complicado. Para esto es mejor recurrir a los multivitamínicos, y fórmulas que la contienen, o cualquiera de sus variantes.

Es importante que adquiramos cualquiera de sus dos variantes: Vitamina D2 (ergocalciferol), y Vitamina D3 (colecalciferol). Cualquiera de estas variantes sirve perfectamente para mantener un buen nivel en nuestro organismo que nos proteja, y reduzcan las probabilidades de sufrir ciertas enfermedades.

Lo más recomendable siempre es acudir a un médico o nutricionista para que nos guíe en cuanto a la cantidad de vitamina D, y sus variantes D2 y D3, que debemos y podemos ingerir. Comprar estos suplementos vitamínicos no requiere receta médica, pero tener orientación siempre es bueno.

Un dato importante es que debemos ingerir magnesio junto con la vitamina D, ya que es justo éste el que ayuda a que nuestro cuerpo absorba la vitamina D de mejor manera. Sin el magnesio el nivel de vitamina D puede incluso reducirse.

En caso de que seas vegano, debes de buscar suplementos vitamínicos que sean exclusivos de vitamina D2, ya que la vitamina D3 proviene principalmente de productos derivados de animales. Los suplementos de vitamina D2 son elaborados en base a hongos, por lo que son ideales en éste caso.

La ventaja que tiene la vitamina D3 a comparación de la vitamina D2, es que en grandes cantidades es menos tóxica para el cuerpo. Esto ayuda para poder mantener un buen nivel de vitamina D sin riesgos secundarios.

  • Luz Solar

La forma más sencilla de obtener vitamina D es exponiendo nuestra piel a la luz solar. Hacerlo por demasiado tiempo puede resultar muy perjudicial, por lo que se recomienda que se haga de manera diaria entre 5 y 10 minutos. Siempre con protector solar.

tomar el sol vitamina D

Exponer la mayor cantidad de piel posible en ese tiempo es lo más recomendable, y hacerlo en la mañana es lo más saludable. Si tomas el sol en la primavera y el verano, puedes dejar de hacerlo en otoño e invierno, ya que el cuerpo almacena lo suficiente para seguir suministrando de vitamina D al cuerpo hasta la llegada de la primavera.

Con esto se podrá absorber una buena cantidad de vitamina D, en conjunto con un suplemento, y los alimentos, tendremos un balance ideal. La variable de vitamina D que se obtiene con la luz solar es la D3.

No importa si el día está completamente despejado, o hay algunas nubes tapando el cielo, la fuerza del sol es la misma. Aunque no lo sintamos, nuestra piel sí, y los rayos UV tienen el mismo efecto. Debemos de tener cuidado, y no modificar el tiempo que exponemos la piel al sol pensando que no nos afectará.

Es importante recalcar que el tener un buen nivel de vitamina D en el cuerpo es prevenir, entre otras enfermedades, el cáncer. Entonces no tiene ningún sentido exponernos a sufrir de cáncer de piel por exponernos en demasía a los rayos UV, que son la principal causa del cáncer de est